Nov 16

Los Prisioneros & los Toreros Muertos en Bogotá

El rock en español marcó generaciones entre América Latina y España, sus melodías se convirtieron en la banda sonora de todos los que disfrutaron de su revolución creativa. A pesar de que los tiempos cambian y este género ha tomado otra posición entre los hispanohablantes, sus representantes continúan reuniéndose para recordar aquellos tiempos en los que la guitarra eléctrica era la reina musical. Así es cómo se unen los Prisioneros y los Toreros Muertos, bandas que llegan a Bogotá el 16 de noviembre para extasiar a los rockeros de puro corazón en el Royal Center.

KienyKe.com conversó con los integrantes actuales de los Prisioneros, la banda chilena, Miguel Tapia y Claudio Narea, con canciones como ‘Tren al Sur’ o ‘El Baile de los que Sobran’, himnos tarareados por casi treinta años. “Ha pasado mucha agua bajo del puente, se ha escrito mucha historia atrás, en los ochentas armamos una banda que hasta el día de hoy sus canciones suenan mucho, no solo en Chile, en varios países latinos. Para nosotros es una fortuna seguir interpretando, sobre todo para las generaciones nuevas, en Chile los estudiantes van a nuestros conciertos”, expresó Tapia con emoción.

Por otro lado, Narea habló sobre si siguen sintiendo emoción de tocar sus éxitos, “Es distinto, siempre que escucho a los músicos decir que sienten cosquillas o nerviosismo, a mí no me pasa exactamente así, siempre es una emoción tocar ante el público, pero nerviosismo no, no es una cosa que lleve al borde de las lágrimas. Es muy hermoso ver cómo las diferentes generaciones reaccionan, tocamos para chicos de veinte años y están súper dispuestos a escuchar nuestras canciones, incluso los niños que van con sus papás. Uno siempre toca para la generación de uno, eso es lo habitual, de hecho la mayoría de grupos que tocaban en la época con nosotros ya no existen, ni tocan, hay canciones que quedan, pero las bandas no tienen la capacidad de llenar un bar, para nosotros es muy bonito seguir haciendo música”.

Mientras tanto, Miguel responde a la cuestión ¿Por qué seguirse reuniendo? “Se pasa muy bien, se disfruta, no somos solo nosotros, somos un grupo de 11 personas, técnicos y músicos, ingenieros de sonido, el iluminador, que nos acompañan, somos una familia que disfruta mucho subirse a un escenario. Subes y la gente corea tus canciones, es tremendo regalo, que significa que tú te motivas, y cada fin de semana es emocionante ir a una ciudad diferente, cada viaje es una pequeña aventura, eso lo hace emocionante”.

Directo desde España, llegaron los integrantes de los Toreros Muertos, este medio tuvo la oportunidad de hablar con su vocalista, Pablo Carbonell, “Nosotros pensamos que teníamos que hacer algo juntos en 2015 porque se cumplían 30 años de ’30 Años de Éxitos’ y entendimos que teníamos que hacer algo. Desde entonces la relación ha sido tan buena que no hemos parado de trabajar. Últimamente hemos estado haciendo canciones, para el disco en directo hicimos tres canciones nuevas, pero buena sola una”, contó entre risas.

“Nosotros tenemos que buscar en nuestro repertorio un afán iconoclasta, una especie de bromita con los estilos de las canciones. Somos diseccionadores de canciones, las tumbamos en una mesa, las abrimos, vemos lo que tienen por dentro y las usamos, hacemos una exageración, ridiculización de esos conceptos, ¿por qué? No tengo idea, son canciones que me gustan habitualmente y deben tener un poquito de sentido del humor, como yo soy”, continuó la estrella ibérica.

Pero ¿qué significa para los Toreros Muertos tocar en Colombia? Pablo explicó, “Me acabo de acordar de una postal que he visto en una librería católica, se veía una campana y decía ‘Tu llamada me llena de alegría’, pues exactamente eso es lo que me sucede cuando me dicen ‘te vas a ir a Colombia’, íbamos a venir tres semanas, mi hija estaba indignada, ‘¿papá qué vamos a hacer sin ti?’, me decía, que se quedaron en 14 días, cuatro shows, mucha promoción, hemos grabado en Ibagué un tema, con una sección de metales y con un percusionista, una decisión absurda, contra toda cosa lógica. En dos días sacamos adelante un tema tropicaloide, se llama ‘Zamorana’”.